entrenar con un amigo no siempre es bueno

Entrenar con un amigo no siempre es bueno

Cuando decidimos acudir al gimnasio o hacer ejercicio por primera vez, muchas veces recurrimos a algún amigo cercano o incluso a nuestra pareja para que nos acompañe, y es que hay que tener en cuenta que la mayoría de las veces nos da pereza y necesitamos ese pequeño empujoncito de otra persona que nos motive a ir en un momento dado. Seguro que cuando ya pilles el truco al gimnasio, estés a gusto con el ambiente y notes resultados ya no será necesario, puesto que tú mismo tendrás suficiente motivación para no querer perderte ni un día de entrenamiento.

Por lo general nuestros amigos o nuestra pareja se parecen mucho a nosotros, tenemos gustos o hobbies similares y conlleva a que en el terreno del ejercicio también seamos compatibles y compartamos el gusto por el deporte haciendo que las sesiones de entrenamiento sean más productivas, gracias como decíamos a la motivación que recibimos de la otra persona.

Pero no todo lo que reluce es oro y hay veces en las que la otra persona puede influir sobre nosotros de manera negativa, haciendo que avancemos más lentamente y que consigamos evolucionar más despacio o todo lo contrario, forzándonos al máximo con la posibilidad de poder lesionarnos. Por ello hoy vamos a analizar los pros y los contras de entrenar con amigos para que cada uno analice su situación y decida si eso está influyendo bien en su entrenamiento o no.

Pros de ir acompañado al gimnasio

Mayor motivación que si entrenas sólo. Si un día no nos apetece entrenar, esa persona estará ahí para animarnos a coger la bolsa e ir al gimnasio, al principio nos haremos los remolones, pero después decidiremos que ha sido una buena decisión hacerle caso. Y no sólo influirá en nosotros para ir al gimnasio, también será positivo para ir mejorando en ciertos ejercicios, y si no ¿Qué me dices de ese momento en el que no podemos levantar una mancuerna o una serie de barras más veces, y esa persona nos anima y ayuda a hacerlo una vez más? Sí, gracias a esa vez de más que nos “obliga” a hacer de vez en cuando, conseguiremos ir prosperando físicamente.

Si entrenamos junto a otra persona podemos compartir con ella nuestros logros o incluso los logros comunes en caso de que participemos en una competición como una carrera.

Si además nuestro compañero lleva más tiempo que nosotros yendo al gimnasio o haciendo ejercicio, nos podrá servir como base para decirnos qué tipo de ejercicios podemos hacer o incluso en algún momento puede corregirnos si no estamos manteniendo una postura correcta.

Sin embargo debemos tener cuidado y prestar mucha atención, porque aunque un amigo o pareja en algún momento nos sirva de motivación o ayuda, no debemos fiarnos 100% de lo que nos dice (a no ser que sea una persona muy bien preparada) porque para eso están en los gimnasios los instructores que nos ayudarán en cualquier momento a resolvernos todas las dudas que tengamos, no te de vergüenza preguntar todas tus inquietudes, pues te ayudarán y además te recomendarán qué es lo más apropiado para ti.

Y es que como íbamos diciendo, debemos huir de ese amigo o pareja que ya sea porque lleva más tiempo que nosotros y ve que un poquito le admiramos o porque ha visto, leído o buscado información en Internet o en cualquier sitio, cree tener las claves para que consigamos nuestros objetivos de manera adecuada.

Huye en cuanto puedas de este amigo/profesor ya que aunque sepa más que tú, tiene una experiencia y unos conocimientos muy bajos y es muy probable que te recomiende según lo que cree que te puede ir bien pero no sea así y por tanto, con el tiempo, no consigas los resultados que esperas y acabes desmotivado porque no notas mejoría.

Ten en cuenta que cada persona es distinta y que aunque pueda parecerlo vuestra forma física no será la misma, es decir, no podéis hacer los ejercicios al mismo nivel, ni podréis plantearos los mismos objetivos, máxime cuando seáis dos personas de sexo diferente, pues por lo general las mujeres quieren focalizarse en unas zonas y los hombres en otras. Si a ti te gustan las clases colectivas y a la otra persona la sala de máquinas ¿No os parece una mejor opción ir juntos al gimnasio pero entrenar por separado a tener que hacer lo que al otro le gusta pero a ti no?

Por último, olvídate de chiquilladas y evita la mala competitividad, vais al gimnasio para mejorar vuestra condición física, no para hacer competiciones que aunque parezcan divertidas pueden traer consecuencias como intentar levantar más peso del que eres capaz solo por superar a tu amigo. Ten cuidado, ¡puedes lesionarte!

Recuerda que entrenar con un amigo tiene su parte buena gracias a la cual conseguiréis motivación extra pero siempre prestando mucha atención a que las recomendaciones que te haga puedan no ser las mejores.

postres bajos en calorias

recetas de postres de verano bajos en calorías y muy fáciles 4

Ya estamos inmersos en el verano y aunque no esté siendo igual de caluroso que en años anteriores y se lleva mejor, lo cierto es que un buen postre y además bajo en calorías nos quita  el sentido!! Dado el exitazo que tuvieron nos hemos propuesto retomarlo y crear nuestro propio recetario, el recetario de postres bajos en calorías de gimnasio fisico.

Vamos al lío, que nos liamos a hablar y se nos echa el tiempo encima, ya sabéis que en verano no nos gusta entretenernos más de la cuenta y hay que aprovechar el tiempo, asi que las recetas que os proponemos además de ricas son muy fáciles de hacer.

¡Comenzamos!

Vasito de queso con chocolate.

CF52DF62F57763329789E9445835_h498_w598_m2En esta receta os recomiendo tener cuidadín al hacerla, y es que como los vasos sean muy grandes vais a poneros las botas pero mucho más de lo que podríais imaginar, y es que es un postre que llena demasiado. Dicho esto, nuestra recomendación es que sean vasitos normales para consumirlo de ración.

¡Al lio! Elige un chocolate que tenga más de 70% de cacao y funde 3 o 4 onzas en el microondas. A continuación corta un trozo de queso fresco y aplástalo o si lo prefieres, pásalo por la batidora para que quede mucho más suave y cremoso. ¡Ya casi lo tenemos!

Elige un recipiente y coloca en su base el chocolate derretido y a continuación encima coloca el queso. Decóralo y mételo a la nevera para que se enfríe durante 4 horas mínimo, puedes dejarlo un día entero y el chocolate se quedará mucho más crujiente.

¿Serás capaz de aguantar esas horas? La primera vez que lo hagas tal vez sí… pero como sabemos que repetirás más veces, no dudamos que en alguna ocasión no esperarás tanto tiempo y terminarás comiéndolo antes de que esté listo.

Si llega a ser un poco más fácil, se habrían tenido que juntar el chocolate y el queso solos jejeje

Mousse de fresas

¿Hay algo más rico que unas buenas fresas enmousse-de-fresas verano? Y hablo de las fresas solas, o con yogur, nada de nata o azúcar que os estoy imaginando con la baba caída cual Homer Simpson con sus rosquillas.

Os proponemos entonces este mousse de fresas que tiene una pinta estupendísima y además os llevará poco tiempo hacerlo. Resulta tan sencillo como mezclar 12 fresas con la batidora junto a un yogur desnatado de fresa. Viértelo en un vasito e inmediatamente coloca encima un sobre de gelatina de fresa que habrás preparado. Adórnalo como te guste y tachaaan, un postre para chuparse los dedos y muy fresquito.

Sorbete de sandía

4ffc7ebbb93795ff7e000000_11_38-1342023071Para terminar esta serie de recetas, os proponemos este sorbete de sandía muy muy fresquito, y es que si hay una fruta que destaca en verano por su frescura y por sus pocas calorías, esa es la sandía.

Para elaborar este sorbete, comenzamos cortando la sandía en trozos y quitando las pepitas y la dejamos en el congelador durante el día o las horas antes de comerla.

Cuando esté congelada, separa con cuidado los trozos de sandía ya que muy probablemente se hayan pegado e introdúcelos en la licuadora. Tritúralo  y cuando tengas una masa homogénea, añade un poco de stevia líquida, ¡Nada de azúcar que os estoy viendo! Remueve un poco la  mezcla y… ¡Listo señores!

¡A disfrutar!

¿A que tienen una pinta envidiable? ¡Venga! Que además de estar riquísimos podéis animaros a hacerle una fotito y compartirla en vuestro Facebook, Twitter, Instagram… ¡Seréis la envidia de todos vuestros amigos! Eso sí… corréis el riesgo de que os pidan que les invitéis un día a probarlos jejeje  ¡Es el riesgo que hay que correr!

Por si queréis recordar las recetas de postres del año pasado, aquí van los enlaces:

recetas de postres de verano bajos en calorías y muy fáciles 1

recetas de postres de verano bajos en calorías y muy fáciles 2

recetas de postres de verano bajos en calorías y muy fáciles 3

hacer ejercicio en la playa

Ejercicios para mantener la forma física en la playa sin un gran esfuerzo

Llega el verano, época de las ansiadas vacaciones por excelencia y como cada año, muchos de vosotros decidís que el mejor sitio para disfrutarlas es en la playa, lejos del calor madrileño. Sin lugar a dudas, los sitios de costa son el lugar ideal para descansar y desconectar de la rutina diaria pero esto no quiere decir que debamos abandonar por completo nuestra rutina de entrenamiento.

No hay que olvidar los excesos que se hacen en verano, y es que más allá de las comilonas, están las cenas y las copas de más comparadas con el ritmo de vida que llevamos durante el invierno, que unido a la falta de ejercicio hace que durante las vacaciones muchas personas aumenten de peso.

Si piensas así estás equivocado, estar de vacaciones no tiene que ser sinónimo de perder la forma física y hacer una pequeña rutina de entrenamiento “beach Fitness” como las ideas que os vamos a proponer no os supondrá un sobre esfuerzo, que ya sabemos que estaréis de vacaciones y solo leer la palabra ejercicio os da pereza.

Como seguro que alguno se preguntará que es el Beach Fitness, es una práctica deportiva en la que se aprovechan los elementos del entorno, una forma fácil e ideal para mantenerte en forma mientras estás como decíamos antes, en la playa de vacaciones y es que en el Beach Fitness hay que aprovechar la mezcla del aire libre, el buen rollo, la arena y el mar.

Cuando entrenamos en verano, ya sea en la playa o no, debemos tener en cuenta que hay que evitar las principales horas de sol, por lo que las mejores horas para entrenar se convierten en la mañana temprano y si te da un poco de pereza madrugar para entrenar, también puedes optar por las horas del atardecer.

Dicho esto, os proponemos a continuación una serie de ejercicios no muy complicados que además os mantendrán entretenidos durante las vacaciones.

Ejercicios para entrenar en la playa

En el agua:

Atrévete con una buena caminata por el agua.

La tumbona es muy tentadora, incluso tumbarte en la arena lo puedes ver lo más cómodo del mundo pero levántate y camina un rato. De hecho, dar un buen paseo por la playa es más efectivo que hacerlo en la ciudad, ya que el esfuerzo que debemos hacer es mucho mayor.

Camina con el agua a la altura de las rodillas, sin levantar las piernas de manera que ejercites todo el tren inferior. Cuanto más rápido quieras avanzar más fuerza tendrás que hacer.

Además, sumérgete con el agua a la altura de los hombros. Una vez dentro debes mantener los brazos debajo del agua y moverlos estirados hacia delante. Gracias a este ejercicio conseguirás trabajar todo el tren superior, especialmente el pectoral.

Para finalizar las propuestas de ejercicios en el agua, no podíamos terminar de otra manera que sugiriéndote que te des un buen baño y nades como pez en el agua. Después de una buena sesión de entrenamiento nada mejor que un refrescante baño en la playa. Nadar en el mar ayuda a quemar calorías a la vez que fortaleces brazos y piernas, mejoras la circulación y la flexibilidad de la columna.

Recuerda: no hagas locuras y nada de manera paralela a la orilla.

En la arena:

Uno de los deportes que más de moda están es el running y si encima lo unes a la playa, no solo harás ejercicio sino que además conseguirás dejar la mente en blanco y olvidarte de todo, centrándote de lleno en el ejercicio.

Recuerda que para correr por la playa es imprescindible utilizar zapatillas de correr, ¡nada de correr descalzo! Por un mal movimiento o pisada a causa de que la arena es un suelo irregular y en algunas zonas puede estar más blanda que en otras, puedes lesionarte. Correr en la arena te ayuda a fortalecer glúteos y piernas.

Deportes en grupo:

Hacer deporte en la playa no es nada aburrido, y si además lo unimos a los deportes en grupo, seguro que pasamos un rato muy divertido.

El fútbol playa y el vóley playa son las dos opciones de deporte en grupo en la playa más destacadas, te ayudan a coordinar tu cuerpo y consigues quemar una buena cantidad de calorías.

Y si estos deportes no te gustan o lo ves complicado… ¡no te olvides de las palas! Te ayudarán a mejorar la resistencia y a tonificar las piernas y los bíceps.

Por último, si tu elección sigue siendo deporte en el mar, anímate con el surf, el longboard o el windsurf entre otros.

¿A que muchas de estas actividades os veis capaces de hacerlas en la playa durante vuestras vacaciones? Así mantendréis vuestro cuerpo hasta vuestra vuelta al gimnasio.

servicio valoracion funcional

Valoración Funcional: Conoce y Corrige tus descompensaciones musculares

1º Apréndelo

La valoración funcional analiza a través de diferentes pruebas la forma en la que nos movemos. El objetivo de las pruebas es detectar de manera totalmente personalizada si la forma en la que nos movemos en nuestro día a día, durante nuestras actividades profesionales o en la práctica deportiva supone algún riesgo para nuestra salud, previniendo lesiones o ayudando a prescribir ejercicio para las que ya existan. En nuestro centro llevamos a cabo la prueba “Overhead Squat” o “Sentadilla Profunda”, la cual consiste en realizar una sentadilla con los brazos hacia arriba. La principal peculiaridad de esta prueba es que involucra la mecánica de todo el cuerpo. Para realizarla correctamente la persona que es evaluada precisa de un buen control neuromuscular y una buena movilidad en las extremidades y en el tronco, en este sentido se valora de forma individual: Sigue leyendo